miércoles, 9 de noviembre de 2016

No sé

Todos en algín momomento pretendemos encontrar a nuestra alma gemela. Pocos, nos detenemos a pensar que quizás aunque esa fulana llegase nuestra vida continuaría siendo la misma... La autorrealización amorosa no existe, es tal vez, el sueño utopico de algún poeta solitario.
Detente a pensar que pasaría si nos dejamos de cuentos e invitamos a quien se nos antoje a un poco de sexo cavernicola, de ese que no conoce de "para siempres" pero que desborda placeres.
Ir a un bar y tomar una cerveza con algún desconocido y luego de una charla prolongada dejarle claro que la intención es follar, al amanecer que recoja sus cosas y se vaya, nos vemos cuando la vida tenga nuevamente la cordialidad de juntarnos.
Vivir así, sin presiones, ligeros de dolores y repletos de historias y letras... ¿Qué te parece si nos olvidamos del amor?

Quiero...

Quiero un mundo donde el alcohol que bebamos sean libros
La cocaína que inhalemos sean letras y la marihuana que fumemos sea aire
Quiero un mundo donde el amor que hagamos sea verdadero y las sonrisas que demos no tengan un rastro de trsiteza, un mundo donde la sociedad no dicte normas absurdas y la cotidianidad sea un café por las mañanas y sorpresas durante el día
Quiero un mundo donde la felicidad no sea utopía.

Bar

Una luz tenue, olor a nicotina por doquier, una fulana que se inhala y se apodera de lo que eres y de lo que no, miedos, tristezas y unas cuantas alegrias de vez en mes. Se fingen orgasmos para el agrado del caballero y su chequera.