jueves, 1 de octubre de 2015

Debería continuar

No era amor, era embriaguez, despecho y ganas de sentirse palpados, saboreados, mordidos, eran ganas de liberarse un poco de tanta mierda. Luego de follar y dejar en la cama dudas, recuerdos, inventos e ilusiones de un pasado tan oscuro que no logra distinguirse, fueron al balcón tomaron cerveza, fumaron hierba y volvieron a buscarse a tientas para finalizar aquella noche con un polvo certero y con orgasmos alquilados...

No hay comentarios:

Publicar un comentario