jueves, 20 de agosto de 2015

A mis años

A mis años me di cuenta que la soledad no está sola, la acompañan risas, llantos, sobriedad, ebriedad ingenuidad y perversidad.
A mis años la melodía de la lluvia es un beso que penetra y alborota el alma. Entendí que buscar en otra persona las cualidades que no posees es perderse en el laberinto de la frustración.
 A mis años me convencí de que no es el cerebro lo que me mueve sino las palabras, comprendí que no hay mejor caricia que la
independencia y que para la felicidad solo hace falta disposición.
A mis años descubrí  que el amor es sencillo si te olvidas de las condiciones, descubrí también, que solo se ama una vez y aunque nos empeñemos en repetir, solo tenemos una oportunidad para perder la cordura por alguien y que si decides volver a compartir tus insomnios será para saciar el deseo y actuaras como primerizo desesperado y no como adulto enamorado.
 A mis años concluí, que la noche le pertenece a los poetas, al sexo y a los despechados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario